La doble protección

En una breve encuesta que hice a un grupo de amigas y amigos sobre lo que entendían por doble protección, pude darme cuenta que era un concepto aún bastante ajeno a su vida sexual y que cada quien lo definía cómo mejor le sonaba. La mayoría me dijo que la doble protección era usar dos o más métodos anticonceptivos a la vez, por ejemplo, usar las píldoras y un inyectable juntos. Pues nada más lejano a su real definición.

La doble protección significa que siempre se use el condón en todas las relaciones sexuales. ¿Qué es lo que implica realmente? Protegerse al mismo tiempo de dos situaciones de riesgo; los embarazos no deseados y las infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH-SIDA.

Hice esta encuesta porque hoy en día, sea que tengamos una relación casual o una con nuestra pareja estable, llámese pareja, novio, esposo o conviviente, el uso del condón debería ser incorporado en todas ellas, y para que esto ocurra una tarea imprescindible es avanzar en romper mitos y prejuicios sobre este método que salva vidas.

Mucho se ha dicho en contra del condón, “que disminuye el placer”, “que te corta la inspiración” y hasta se ha brindado información errónea sobre su efectividad, sin embargo, especialmente para las mujeres,  la seguridad de no estar en riesgo mejora muchísimo más la posibilidad de disfrutar de manera placentera el acto sexual.

En general, el placer sexual se potencia si ambas personas sólo centran sus energías en disfrutar del momento sin temores, y para ello les puede servir el incluir el uso del condón como método de doble protección, lo bueno, es que hoy cada vez más hombres están descubriendo lo beneficioso que esto resulta.

A manera de información, también existe el condón femenino, sería sumamente importante que se amplíen las posibilidades de elección y que de ese modo las mujeres también puedan tener más control en cuanto a su incorporación al acto sexual, aún más, hay últimas versiones con dispositivos especiales para incrementar el placer en los hombres con la incorporación de una espuma en el saco interior y un revestimiento especial en el anillo exterior para la estimulación del clítoris.

Lo cierto es que los seres humanos debemos tener la más amplia gama de opciones anticonceptivas, recibir buena información y en base a ello decidir, y ojala que pronto todos y todas tengamos a la mano un condón que nos apoye a vivir a plenitud el acto sexual.

Artículo escrito por Rossina Guerrero, directora de incidencia política de Promsex, para el diario La República (publicado el 25.06.2010)