Educación Sexual en el Perú: Ausencias que matan, “Esperanzas” que son víctimas.

Violación sexual y muerte de adolescente evidencia inadecuada política educativa.
Declaratoria de emergencia del sistema educativo es una necesidad.
Penas a menores de edad que infringen la ley deben ser revisadas.

En Promsex, a la adolescente de 15 años brutalmente asesinada por compañeros de escuela y conocidos, nos es imposible llamarla “caso”, NN o “muchachita”. Si bien es cierto, tiene un nombre que debemos reservar, nos negamos a dejar en el anonimato la vida de una niña que quedó truncada por el machismo, razón por la cual, la llamaremos “Esperanza”.

“Esperanza” no solo aumentó la estadística de víctimas fatales de violencia sexual de nuestro país, sino, devela la indolencia de las autoridades del sector educativo frente a la dramática situación de violencia que ocurre en las instituciones educativas. Pues si bien es cierto, este execrable acto no fue perpetrado en el interior de la institución, debemos de reconocer que se trata de un continuo de violencia que no fue detectado y controlado de manera oportuna y que tuvo un desenlace doloroso para todo el país

“Esperanza” da cuenta lo poco que hizo para ella el sistema educativo de nuestro país, al postergar la educación basada en género, la educación sexual, construcción de nuevas masculinidades y sobre todo el abordaje de la violencia sexual en las escuelas, cuyo hecho no puede seguir siendo ignorado. Por ello exigimos que el Ministerio de Educación declare en emergencia esta situación, para que no haya más víctimas como “Esperanza”. La violencia sexual en las escuelas es una realidad y es algo que debemos enfrentar ya.

“Esperanza” también nos enfrenta al gravísimo problema de adolescentes perpetradores. Hechos como el de Maria, a quien se le negó el AOE en Huánuco, fue violentada sexualmente por un adolescente a quien se le impuso internamiento por un año en un centro de resocialización en razón de su edad, a pesar de haber reincidido. Somos conscientes que la discusión respecto a la responsabilidad penal de adolescentes es un tema álgido, ya que no existe consenso, pero consideramos que es una discusión que tenemos que enfrentar, pues no podemos permitir que hechos como la muerte de “Esperanza” quede en la impunidad. En Promsex, asi como reconocemos derechos y capacidad de discernimiento de los adolescentes, también consideramos que frente a graves delitos como este debe haber sanciones proporcionales a la magnitud de los hechos.

Frente a lo sucedido hacemos un llamado al Congreso de la República a fin de que convoque al Ministro de Educación para que rinda cuentas sobre la labor que viene realizando en la prevención y atención de la violencia sexual en las escuelas. Asimismo, alentamos a las autoridades a continuar con la investigación y rápida captura de quienes resulten responsables, ya sea por acción o por omisión.

También hacemos un llamado a los Gobiernos Regiones que en el marco del GORE-Ejecutivo, incluyan el presupuesto para las acciones de prevención, protección y atención de la violencia sexual que viene afectando de manera particular a los niños, niñas y adolescentes en las escuelas y en sus entornos comunitarios

Susana Chávez
Directora
Promsex

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *