Informe: el horror de ser gay en Rusia

Foto: http://lavideotecagay.blogspot.com/ Foto: http://lavideotecagay.blogspot.com/

La posición del gobierno de Vladimir Putin contra la homosexualidad ha generado una cadena de horror. Un informe del portal Dosmanzanas.com.

Las agencias rusas de noticias evitan hablar del tema. Más aún, las estatales. Pero lo cierto es que un caso despertó la inquietud de quienes defienden los derechos humanos. Todo, luego de que el colectivo Spectrum Human Rights Alliance denunciara la muerte de un joven a manos de un grupo de neonazis en la región rusa de Sverdlovsk.

Hace apenas una semana la prensa hablaba de este mismo ataque, que se suma a muchos otros casos de violencia contra la población LGTB rusa.

Un informe retrospectivo del portal español Dosmanzanas.com da cuenta de lo que sucede en Rusia. Y aquí lo ofecemos.

Grupos neonazis, muchos de ellos integrados por gente muy joven, están sometiendo a malos tratos y en ocasiones secuestrando y torturando a adolescentes y adultos LGTB, para luego difundir las imágenes a través de redes sociales sin que las autoridades rusas parezcan por el momento preocupadas por detener este horror.

Los denunciantes

Spectrum Human Rights Alliance es un colectivo de activistas que se ha propuesto luchar contra la discriminación de las personas LGTB en países de Europa del Este, y en especial en las repúblicas que pertenecieron a la extinta Unión Soviética. La organización acaba de publicar la denuncia de Valentin Degtyarev, un médico y activista por los derechos humanos que sigue de cerca las actividades de los grupos neonazis rusos que con el argumento de "combatir la pederastia" tienden trampas a homosexuales a través de internet y los someten a acoso, malos tratos y a torturas.

Según Degtyarev, la víctima sería un joven uzbeko que de hecho habría fallecido debido a las heridas recibidas en el óblast ruso de Sverdlovsk, en los Urales, sin que al parecer nadie haya presentado ninguna denuncia ni se haya producido detención alguna, pese a que los agresores actuaron a cara descubierta. Más bien al contrario, las fuerzas del orden rusas parecen aprobar estos ataques, y las quejas por escrito de Degtyarev le habrían supuesto amenazas por parte de las propias autoridades, que declaran no ver nada castigable.

Agresión a un joven gay discapacitado

Desgraciadamente los ataques contra la población LGTB rusa se suceden prácticamente a diario, y no cabe duda de que los que salen a la luz son tan solo la punta del iceberg. Muchas de estas agresiones son grabadas en video y subidas a redes sociales que muestra a un grupo de jóvenes rodeando y acosando a plena luz del día a otro adolescente de 15 años al que habían tendido una trampa a través de internet, haciéndose pasar por alguien que habría ofrecido al muchacho dinero a cambio de sexo. Aquí puede verse la terrible imagen de otro muchacho al que también obligan a beber de una botella llena al parecer de orina.

Los salvajes detrás de esta violencia actúan en grupo y ni siquiera respetan a los más débiles, como muestra esta terrible agresión contra un joven gay discapacitado, cuya visualización parte el corazón.

Orgullosos de que uno de los agredidos se suicidara

Espantosa es también esta grabación en la que una banda secuestra al joven activista Artem Gorodilov, al que en plena noche arrastran al cementerio de Kamensk-Uralsky (también en Sverdlovsk) para, entre otras cosas, mostrarle la tumba de otra de sus víctimas, un chico que al parecer se suicidó tras ser acosado.

Lo más terrible es que los miembros del grupo, tras ser denunciados y declarar ante la policía, siguieron acosando a Gorodilov, como muestra este otro video en el que lo abordan en un parque y le arrojan un vaso conteniendo (según refiere la web de Spectrum Human Rights Alliance) orina. Eso sí, resulta admirable la actitud de Gorodilov, que soporta el acoso con gran dignidad.

Rusia, una situación cada vez más dura para las personas LGTB

Estas terribles agresiones son la prueba palpable de la gravísima situación que viven las personas LGTB en Rusia, un país que ha institucionalizado la homofobia de estado aprobando recientemente una ley que prohíbe la llamada "propaganda homosexual" (en la práctica, prohibiendo cualquier actividad pública de reivindicación y defensa de los derechos LGTB) con la unanimidad de sus fuerzas políticas, y cuyos líderes religiosos e incluso personalidades del mundo cultural comulgan en buena parte con dicha actitud.

"Signo del apocalipsis", calificaba recientemente el patriarca de Moscú y cabeza de la iglesia ortodoxa rusa Cirilo I al matrimonio entre personas del mismo sexo. "No tengo nada en contra de los homosexuales, es un asunto individual de cada uno. Pero se trata del exterminio de la armonía divina y humana" opinaba por su parte, también sobre el matrimonio igualitario, el director de cine Nikita Mijalkov.

También recientemente (aunque antes de tener conocimiento de esta ola de agresiones ultras) informábamos del asesinato de dos homosexuales en Rusia, uno en la península de Kamchatka, en el extremo oriental del país, y otro en Volgogrado, al sur. Y el pasado sábado nos hacíamos eco de un ataque producido a plena luz del día en la histórica Plaza del Palacio de San Petersburgo, cuando el activista LGTB Kirill Kalugin fue rodeado y acosado por un grupo de jóvenes que celebraba el Día del Paracaidista (vieja tradición del Ejército ruso).La Comisión Electoral Central de Lituania ha rechazado, por un estrecho margen, una solicitud formal que pretendía recoger las firmas necesarias para llevar a referéndum la aprobación una ley contra la que llaman "propaganda homosexual" similar a la vigente en la vecina Rusia. Lituania, en cualquier caso, ya ha aprobado varias leyes de carácter homófobo.

Cinco de los miembros de la Comisión se han opuesto a registrar la propuesta, frente a cuatro que eran favorables. Otros dos se han abstenido. Sin duda ha tenido mucho que ver en la negativa el dictamen del departamento jurídico del Parlamento lituano, que había advertido a la Comisión Electoral que dar luz verde al proyecto podría considerarse discriminatorio, contrario a la Constitución y contrario a los tratados internacionales firmados por el estado lituano. Lituania, recordamos, es miembro de pleno derecho de la Unión Europea, organización de la que precisamente este semestre ostenta la presidencia de turno.

El principal promotor de la propuesta, el concejal de Kaunas (la segunda ciudad del país) Gintautas Labanauskas, ha mostrado su contrariedad, asegurando que lo su propuesta solo persigue impedir la propaganda"agresiva" de la homosexualidad. Labanauskas no descarta de hecho recurrir la decisión a los tribunales.

En caso de haber obtenido permiso, los partidarios de la iniciativa homófoba tendrían que haber reunido 300.000 firmas de potenciales votantes para así poder someterla a referéndum. Un objetivo que no parece descabellado en Lituania, un país en el que sin llegar a los extremos de la vecina Rusia la homofobia social es aún muy fuerte. De hecho un proyecto similar al ahora vetado ya fue propuesto en 2010 en el Parlamento lituano. La respuesta de la presidenta Dalia Grybauskaite (antigua comisaria europea) y la protesta del Parlamento Europeo actuaron entonces como freno al proyecto.

Una realidad difícil

La situación de las personas LGTB en Lituania, república báltica de mayoría católica, es particularmente difícil. Hace solo una semana recogíamos por ejemplo el ataque que sufrió la Marcha del Orgullo Báltico, que este año se celebraba precisamente en Vilna, la capital. Y el hecho cierto es que a lo largo de los últimos años Lituania ha aprobado diversas medidas de carácter homófobo.

En octubre de 2010 entró en vigor la reforma que prohíbe la "manifestación y promoción" de contenidos publicitarios referidos a"orientación sexual". Una prohibición que afecta a servicios publicitarios dirigidos a toda la población, y no solo a los menores. Meses atrás, en marzo de 2010, había entrado en vigor la llamada ley de "de protección de menores contra el efecto perjudicial de la información pública".

Pese a que posteriormente fue corregida tras las numerosas protestas (prohibía informar de forma positiva sobre homosexualidad en escuelas, lugares públicos y medios de comunicación que pudieran ser vistos por niños), su redacción definitiva sigue estigmatizando la información sobre homosexualidad: se eliminó la referencia explícita pero se prohíbe toda aquella información "que promueva el abuso sexual a menores, las relaciones sexuales entre menores y en general las relaciones sexuales", estipulando que no podrán promocionarse "concepciones de la familia distintas a las determinadas por la Constitución de la República y el Código Civil". Dado que la Constitución lituana prohíbe explícitamente el matrimonio entre personas del mismo sexo, las dificultades son obvias. También se ha intentado prohibir las celebraciones del Orgullo e incluso se ha propuesto prohibir la cirugía de reasignación de sexo.

Sin embargo, a pesar de esta situación tan difícil, las estadísticas prueban que la sociedad lituana se moderniza rápidamente. Cada vez son más los que eligen vivir en pareja de hecho: el 40% de las parejas conviven fuera del matrimonio y el 35% de los niños viven hoy en familias no tradicionales. Una parte significativa son criados en familias homoparentales, cuya vida ha sido retratada en un interesante reportaje de la periodista Rasa Navickaitė.

Fuentehttp://www.mdzol.com/

awesome comments!
Visto 4192 veces Modificado por última vez en Viernes, 09 Agosto 2013 23:21