Sexo y adolescentes

El sexo existe, pero es malo si está asociado a jóvenes y adolescentes. Este es un debate que concita gran atención y requiere la mayor información. El problema es que, desde el 2006, una ley penaliza con cárcel el sexo en menores de 18 años. Probablemente, la idea haya sido evitar el abuso sexual, el embarazo precoz y las infecciones de transmisión sexual, pero, lamentablemente, la realidad peruana no ha mejorado en estos años: los jóvenes siguen teniendo relaciones y se dan los embarazos en menores de 18 años. Lo que es peor: no han disminuido el abuso sexual ni las infecciones sexuales.

¿Por qué despenalizar esta ley? La respuesta es que causa conflicto con otras normas (por ejemplo, el/la adolescente puede casarse y reconocer a sus hijos, pero no puede tener relaciones sexuales). Además, se sabe que cada vez son menos los adolescentes que acuden a un servicio de salud y es porque los profesionales del área tienen la obligación de denunciar a las pacientes adolescentes pues sus relaciones sexuales se consideran delito. Entonces tenemos que algo no funciona en esta ley y las cifras lo indican. Por ejemplo, del total nacional de mujeres de 15 a 19 años , el 13.7% ya estuvo alguna vez embarazada. De estas, el 11.1% son madres y el 2.7% está gestando por primera vez. A esto, añadamos la edad media del primer nacimiento en casi toda la selva es por debajo de los 20 años.

Las leyes no cambian la cultura ni las costumbres y no se ha trabajado en una mejor prevención ni en un sistema de salud que, actualmente, no atiende la demanda. Ya que tener relaciones es ilegal o fuera de ley, no podemos ayudar a prevenir sus negativas consecuencias.

Nadie desea que haya adolescentes embarazadas. En el Perú, el mayor porcentaje de madres o embarazadas adolescentes está entre las mujeres sin educación (47.9%), las que residen en la selva (27.2%), las del quintil de riqueza inferior (26.9%) y del área rural (22.2%). Es decir, las más pobres son las que tienen más posibilidades de un embarazo que perpetuará su pobreza y marginación.

El estudio “Conocimiento y percepción del riesgo de los adolescentes acerca de las ITS, VIH-SIDA”, hecho por Inppares en Arequipa, Lambayeque y Lima a 600 adolescentes y jóvenes entre 15 y 25 años, dio a conocer que el 58% con edades de 15 a 18 años ya se había iniciado sexualmente, al igual que el 21% de 11 a 14 años. El 17% había sostenido relaciones con parejas ocasionales y el 15% con parejas estables y ocasionales. 2 de cada 3 adolescentes habían tenido ya 3 parejas sexuales. Si el inicio sexual se da entre los 15 y 18 años es posible que tengan más parejas futuras.

Estas cifras invitan a reflexionar sobre las tareas pendientes: que la ley debe ser mejorada, que debemos hacer esfuerzos con intervenciones que reduzcan los problemas, y que entendamos que los jóvenes y los adolescentes son ciudadanos con derecho. Se requiere de programas cuyo enfoque principal sea ayudar a cambiar conductas, reforzar habilidades para socializar y ser responsables de nuestros actos. Sumemos esfuerzos de prevención y educación, más que de represión para el ejercicio de los derechos sexuales de jóvenes y adolescentes.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.inppares.org

Fuente: http://www.larepublica.pe/

awesome comments!
Visto 1840 veces Modificado por última vez en Sábado, 20 Julio 2013 21:22