Sara Ramirez

Sara Ramirez

Escrito por Miércoles, 29 Marzo 2017

El contexto

Es un hecho que el Perú es uno de los países más vulnerables al cambio climático[1]. Los impactos han ido intensificándose con los años y se agudizan por la pobre planificación en términos de prevención. El fenómeno denominado “Niño Costero” se encuentra entre los más catastróficos y sería el número 26 de una larga lista que incluye el de 1983 y 1998.[2]

Hasta el momento, se calculan más de 80 víctimas mortales, así como, aproximadamente, 111,000 personas damnificadas, y más de 10 600 viviendas colapsadas.[3] Asimismo, 8,600 hectáreas de cultivos se han perjudicado por el desborde de los ríos y la caída de huaicos en la costa peruana.[4] Las zonas más afectadas se encuentran fundamentalmente en la costa norte de Perú y parte del margen occidental de los Andes.

Escrito por Miércoles, 29 Marzo 2017

El contexto

Es un hecho que el Perú es uno de los países más vulnerables al cambio climático[1]. Los impactos han ido intensificándose con los años y se agudizan por la pobre planificación en términos de prevención. El fenómeno denominado “Niño Costero” se encuentra entre los más catastróficos y sería el número 26 de una larga lista que incluye el de 1983 y 1998.[2]

Hasta el momento, se calculan más de 80 víctimas mortales, así como, aproximadamente, 111,000 personas damnificadas, y más de 10 600 viviendas colapsadas.[3] Asimismo, 8,600 hectáreas de cultivos se han perjudicado por el desborde de los ríos y la caída de huaicos en la costa peruana.[4] Las zonas más afectadas se encuentran fundamentalmente en la costa norte de Perú y parte del margen occidental de los Andes.

Escrito por Miércoles, 19 Octubre 2016

El 11 de octubre, se conmemoró el Día de la niña[1], fecha que sirve para visibilizar la discriminación y la violencia de la que son víctimas niñas y adolescentes en todo el mundo. En ese contexto, es fundamental reflexionar sobre las circunstancias que actualmente afectan el libre desarrollo de los proyectos de vida de las niñas y adolescentes en el Perú.

Frente a eso, continúa siendo de gran preocupación el alto índice de embarazos adolescentes, considerando que la mayoría de ellos son producto de violación sexual.