Mortalidad Materna en Arequipa: un problema de justicia social, de ética y de equidad

En el siglo XXI existe consenso en señalar que la salud es un derecho de las personas que habitan el planeta y que al igual que todos los derechos humanos se convierte en central en la vida de los hombres y mujeres.

Cuando la salud se entiende como un derecho es inevitable identificar inequidades en su ejercicio por un sector importante de la población: las mujeres, que están expuestas a mayores riesgos de enfermar o morir por la influencia de factores predominantemente socioculturales que las discriminan y las hacen víctimas de marginación y exclusión social.

Si bien es cierto en el mundo crece el reconocimiento de la mujer como sujeto de derechos, y de los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos, la lectura de estadísticas sanitarias revela en forma nítida la influencia negativa de las dimensiones sociales con sesgo de género sobre la salud de la mujer en el campo de su salud sexual y reproductiva. Su expresión más dramática y dolorosa son las muertes maternas por causas directas eindirectas relacionadas al embarazo, parto y puerperio, que en número mayoritario se pueden prevenir y son evitables.


La salud sexual y reproductiva y la igualdad de género en el marco de los instrumentos internacionales de Derechos Humanos

Los derechos humanos son derechos inalienables que las personas poseen por su condición de seres humanos y cuya protección es responsabilidad de todo Estado. Se basan en el principio fundamental de que todas las personas poseen una dignidad inherente y tienen igual derecho de disfrutarlos sin importar su sexo, etnia, capacidad, idioma, nacionalidad, creencias, o cualquier otra diferencia.

Históricamente son derechos que surgen como una necesidad de establecer límites al poder público. Las primeras declaraciones de derechos individuales las encontramos en las revoluciones independentistas, la americana y la francesa, como expresión de la lucha por eliminar los gobiernos absolutistas.

En el ámbito internacional, los derechos inherentes a la persona toman la denominación de derechos humanos, siendo el Estado el sujeto responsable frente a la violación de éstos; mientras que en el ámbito interno se les identifica como derechos fundamentales o derechos constitucionales de las personas, pudiendo incurrir en responsabilidad internacional en cuanto el Estado no sea capaz de adoptar las acciones y medidas necesarias para atender, sancionar y reparar adecuadamente la violación de estos derechos en la jurisdicción nacional.

Concepciones y percepciones sobre los derechos sexuales y reproductivos en la adolescencia

Con el fin de profundizar los conocimientos e información sobre el embarazo no deseado, el aborto y la violencia, que afectan particularmente a la población adolescente, se dan a conocer las concepciones y percepciones que tienen las y los adolescentes y las autoridades y decidores/as, acerca del ejercicio de los derechos sexuales y derechos reproductivos y se identifican las barreras que impiden el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva desde la perspectiva de los/las adolescentes que residen en las zonas rural y urbana en la Región de La Libertad.

Cruces y Sombras. Perfiles del Conservadurismo en América Latina

Un libro inédito que aborda las raíces históricas, ideología y actualidad de los movimientos conservadores católicos en los países hispanoamericanos, describe redes y coaliciones internacionales conservadoras, señala personajes y grupos que desde Estados Unidos apoyan esos movimientos y proporciona datos sobre las conexiones entre grupos secretos de la ultraderecha en diferentes países, como México, Perú y Argentina. 

Su autor, el mexicano Edgar González Ruiz, ha publicado ya otros trabajos sobre los grupos conservadores en su país, entre ellos: La Ultima Cruzada. De los cristeros a Fox (Grijalbo, México, 2001), La sexualidad prohibida. Intolerancia, sexismo y represión (Plaza y Janés, México, 2002) y El Muro. Memorias y Testimonios (Universidad Autónoma de Puebla, Puebla, 2003). 

Una de las tesis que desarrolla en Cruces y Sombras es que, si bien en cada país de América Latina los grupos conservadores actúan de acuerdo con sus condiciones históricas y marco jurídico político, y exhiben en cada caso diferente grado de influencia política y poder de convocatoria, hay fuertes relaciones entre los sectores conservadores de diferentes naciones a la vez que un fuerte apoyo a todos ellos por parte del Vaticano y de sectores ultraderechistas de Estados Unidos, identificados con los gobiernos de Reagan y de los Bush.