BRYAN R. SMITH (AP)

Pocas mujeres para hablar de mujeres en la ONU

Líderes mundiales debaten compromisos sobre igualdad de género a 20 años de Beijing.
Rousseff usa la ONU para lanzar un mensaje de tranquilidad sobre Brasil.

La primera Reunión de Líderes Globales sobre Igualdad de Género y Empoderamiento de la Mujer organizada en la ONU este domingo duró seis horas, pero comprobar lo lejos que aún queda la paridad solo requería un instante. Hasta 80 líderes proclamaron su compromiso firme con una mayor equidad para la mitad de la población mundial, pero había una sola mujer entre los cinco copresidentes del encuentro.

La cumbre se celebró a 20 años de la histórica IV Conferencia Mundial de las Mujeres en Beijing en 1995. Salvo la directora ejecutiva de ONU-Mujeres y anfitriona del evento, Phumzile Mlambo-Ngcuka, el resto -desde el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a los gobernantes de los países que han albergado las cuatro conferencias mundiales de la mujer celebradas hasta la fecha (México, Dinamarca, Kenia y China)- eran hombres, como sus predecesores en el cargo. Tampoco abundaron las caras femeninas entre los ponentes, porque la mayoría de los dirigentes son hombres.

La imagen está muy alejada de la paridad plena proclamada como meta para 2030 dentro de la nueva agenda de Desarrollo Sosteniblepara los próximos tres lustros aprobada el viernes en por la ONU.

Ha habido avances desde que en Beijing se acordara una agenda a favor de la plena igualdad de género, con más presencia femenina en puestos de poder y directrices sobre educación, salud o conflictos armados, pero, como reconoció el presidente chino, Xi Jinping, “queda mucho por andar y tenemos que trabajar sin descanso en pro de la igualdad de la mujer”.

Xi anunció una donación de diez millones de dólares para que ONU-Mujeres siga implementando la Plataforma de Acción de Beijing y programas de capacitación de mujeres en países en desarrollo. Pero no hizo referencia alguna a las numerosas feministas chinas acalladas mediante represión y cárcel en su país.

“Hay muchos motivos para la esperanza, con los avances hechos en 20 años, pero demasiados gobiernos siguen reprimiendo los derechos básicos de las mujeres”, resumía la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, quien lanzó este mes una campaña para llamar la atención de 20 mujeres detenidas en todo el mundo, tres de ellas en China, por su activismo. Tampoco EE UU es un ejemplo a la hora de implementar políticas que garanticen una plena igualdad de género, como la baja por maternidad pagada. Al encuentro no asistió el presidente Barack Obama.

“Los derechos de las mujeres son también derechos humanos. ¿No es una desgracia para la humanidad que tengamos que seguir subrayando esto?”, se preguntó la canciller alemana, Angela Merkel, una de las pocas dirigentes femeninas.

“Veinte años más tarde, observamos algunos cambios, pero no hemos llegado aún a nuestro destino. En Beijing se inició una revolución que no ha llegado a su término”, afirmó Gertrud Mongella, que dirigió el histórico encuentro en China. Y, en medio de una lluvia de promesas por la equidad por parte de dirigentes, protestó: “Estamos cansadas de que se nos discrimine por ser mujeres”.

Tomado de http://internacional.elpais.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *