Imagen tomada de revistaideele.com

Santiago Pedraglio: Angélica Mendoza, 87 años

Cuando Angélica Mendoza Almeida de Ascarza, hoy conocida como “Mama Angélica”, fundó la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecido del Perú (Anfasep), ella tenía 55 años. Hoy tiene 87 y aún no tiene noticias de su hijo Arquímedes, sacado de la casa de su madre el 2 de julio de 1983 por personal del cuartel Los Cabitos (Ayacucho); él había cumplido 19 años y era estudiante.

Dos semanas después, Arquímedes Ascarza pudo hacer llegar, desde el cuartel, una nota escrita sobre un precario trozo de papel: “Mamá, me encuentro bien, busquen un abogado para que me pasen al Juzgado, de todas maneras insistan a diario al cuartel. Chau. Arquímedes”. A ella le habían negado que estuviera ahí, y siguieron haciéndolo a pesar de la esperanzadora nota.

La señora Angélica se convirtió en una de tantas personas que se vieron obligadas a dividir su tiempo entre buscar a su desaparecido en las fosas con cuerpos mutilados y tocar puertas de instituciones que debían prestarle atención y justicia.

Así surgió la Anfasep. La acompañaron otras valerosas mujeres, como Teodosia Layme y Antonia Zaga.

Hace poco se supo que Mamá Angélica tuvo un preinfarto. La noticia se difundió pronto porque ciertas exigencias burocráticas dificultaron su atención por Essalud. Hoy se sabe que su salud está estable, aunque sigue siendo de cuidado.
“La señora Angélica Mendoza. No solo una imagen para adornar afiches o museos. ¿Puede este gobierno tener la decencia de atenderla como se merece?”, publicó en su Facebook el autor de Los rendidos, José Carlos Agüero.

El reclamo hay que extenderlo y, viendo el paso de los años y su inevitable mella en la salud de los familiares de más edad, debe llevar a una fórmula consensuada que permita obtener información fidedigna sobre qué pasó en ese cuartel –y en otros de zonas de emergencia– y sobre el paradero de los cuerpos.

Eso obligaría a priorizar el proceso de búsqueda, identificación y entrega. Es una responsabilidad del Estado, gobierne quien gobierne.

Tomado de Perú21.pe

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *