Llegó la hora de defender la educación con enfoque de género

“Llegó la hora” es el nombre de una campaña que convoca a la ciudadanía, en especial a las autoridades, servidores y servidoras públicas para que hombres y mujeres gocen de los mismos derechos. Como hemos visto, estos esfuerzos por concientizar no son suficientes y el resultado de ello es que miles de niñas y mujeres no tengan oportunidades de un mejor futuro, sin importar su propio potencial.

Una sociedad que tolera la violencia sexual y la legitima, en un contexto en el que al menos el 20% de mujeres han sido víctimas de violación sexual, antes de cumplir los 15 años y solo en el 5% de los casos se denuncia, y obliga a que al menos 4 niñas sean madres producto de una violación, no son cifras que deberían enorgullecernos ni convencernos de que así se defiende la vida.

Cada niña torturada tras verse en ese extremo de ser madre por imposición, sumado a esto, los efectos crónicos en la salud mental que causa el ser una víctima de violación sexual, refleja la negligencia, inoperatividad y falta de interés del Estado sobre la recuperación de las vidas y la salud de un sector muy importante de la población peruana: las niñas.

Es inaceptable naturalizar la violencia de género. No se puede entender por qué retirar del currículo escolar, herramienta tan importante para la educación, un enfoque tan esencial como lo es la igualdad, la erradicación de los estereotipos y el empoderamiento de las mujeres, desde niñas.

Por eso y más, “Llegó la hora” no solo se refiere a un retorno entusiasta de nuestros niños y niñas a la escuela, sino defiende una educación con igualdad para que el colegio no sea solo un espacio seguro en el que los niños y niñas no sufran violencia, sino también uno que refuerce los planes y proyectos de quienes son el futuro de nuestro país.

Artículo tomado del Diario La República