publicaciones

La Planificación Familiar requiere atención especial como estrategia para reducir la mortalidad materna

La presente publicación tiene como objetivo socializar y discutir las investigaciones recientes sobre el estado actual de los servicios de planificación familiar y su relación con las cifras de mortalidad materna a fin de consensuar una propuesta guía para su uso en el sector público.

Factores relacionados con el embarazo y la maternidad en menores de 15 años en América Latina y el Caribe

Dado que el embarazo en adolescentes muy jóvenes y la violencia sexual como determinante del embarazo son problemas de salud pública y de derechos humanos y que esta agresión contra la mujer provoca serias consecuencias físicas, mentales y sociales, así como graves secuelas en la vida sexual y reproductiva, el Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de FLASOG quiere ofrecer a los/as lectores/as información suficiente de lo que sucede con el embarazo en adolescentes de América Latina y El Caribe y ofrecer recomendaciones que permitan una correcta prevención del problema, así como manejo adecuado a nivel de los servicios de atención.


Conformación, funciones y posicionamiento del grupo de trabajo de anticoncepción de emergencia

Aun cuando hay un avance de la anticoncepción en todo el mundo, se siguen produciendo embarazos no deseados que son la puerta de entrada al aborto inseguro, patología frecuente y riesgosa que pone en riesgo la integridad de la salud y la vida de las mujeres. El embarazo no deseado reconoce causales, entre las cuales se encuentran el abuso sexual y la falta de acceso a medios anticonceptivos eficaces. A esto habría que agregar que ningún anticonceptivo es 100% eficaz, por lo que existe la posibilidad de falla, y la mujer se enfrente a la posibilidad de un embarazo que no ha planeado.

Frente a la potencial falla de un método anticonceptivo, la probabilidad de un embarazo como producto de una violación o a la falta de uso de un método anticonceptivo cuando ocurrió una relación sexual, la mujer tiene aún una segunda oportunidad, representada por la anticoncepción de emergencia, que le ofrece la posibilidad de evitar un embarazo, en razón de que este anticonceptivo impide la fecundación, por mecanismos que se verá en el texto de este reporte.


Investigaciones e intervenciones sobre violencia sexual desarrolladas en América Latina y El Caribe

Esperamos que la publicación de estos trabajos no solo sirva para enriquecer el bagaje científico y humanístico en relación a  la violencia contra la mujer, sino que además, estas experiencias puedan ser utilizadas como ejemplo de buenas prácticas a incorporar en el manejo de las víctimas de violencia sexual y como estímulo para reportar todas aquellas iniciativas que se vienen desarrollando en el continente para proteger a las mujeres latinoamericanas.


Buenas prácticas para la atención de la violencia sexual contra las mujeres

Vivir una vida sexual sin violencia es un derecho humano básico; sin embargo en todos los países la violencia expresada en diversas formas afecta a las mujeres de los diferentes grupos. Las mujeres que se encuentran más desamparadas y las que viven en escenarios de disturbios civiles, conflictos o guerra corren aún mayor riesgo de padecer la violencia. La edad no es una barrera que evita la violencia, puesto que las niñas, las adolescentes y las mujeres adultas pueden sufrir lesiones físicas y sicológicas y, en casos extremos, la muerte. Sin embargo, son las mujeres en edad reproductiva las que quizás afrontan las mayores consecuencias. Si la mujer es víctima de violencia puede sufrir repercusiones que duran toda la vida, y las que padecen abuso durante la niñez corren aún mayores riesgos de convertirse en víctimas durante su edad adulta.

Dado que la violencia sexual es un problema de salud pública y de derechos humanos y que esta agresión contra la mujer provoca graves consecuencias físicas, mentales y sociales, así como graves secuelas en la vida sexual y reproductiva, el Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de FLASOG quiere ofrecer a los lectores de este reporte de consultoría una relación de buenas prácticas en la prestación de servicios para la atención de víctimas de violencia sexual que se están dando en América Latina y El Caribe, no sin antes agradecer a los doctores José David Ortiz Mariscal de México y Cristiao Rosas de Brasil por sus excelentes aportes a esta publicación.