Imagen tomada de consejocomarcal.wordpress.com

8 de marzo: Muchos pendientes, nada que celebrar

El domingo 8 de marzo se conmemora, como todos los años, el Día Internacional de la Mujer. Esta fecha de movilización por la exigencia de igualdad de derechos para las mujeres es un buen momento para mirar en qué punto hemos avanzado o retrocedido, no solo en el reconocimiento de derechos, sino, sobre todo, en la posibilidad de que estos puedan ser ejercidos en su totalidad.

Un campo fundamental del ejercicio de los derechos de las mujeres es el plano político. A pesar de más de una década de vigencia de la cuota de género, el avance aquí se ha limitado a concejos municipales y consejos regionales, donde, en promedio, solo el 25% está conformado por mujeres. La representación femenina es más limitada en instancias de mayor importancia, como el Congreso, donde solo el 21% de las curules son ocupadas por mujeres. El avance es casi nulo en cargos ejecutivos: Solo hay un 5% de alcaldesas, una presidenta regional y hasta ahora no hemos contado con una presidenta de la República. A todo este panorama se agrega el aumento del acoso político a las mujeres, de parte de sus propios colegas, compañeros de partido, y de los medios de comunicación.

Si bien debemos reconocer que en este gobierno hemos tenido un mayor número de ministras que en los anteriores, la pregunta, tanto para las ministras como para las demás políticas, es si desde sus puestos han contribuido al diseño y la consolidación de políticas que afirmen la igualdad de derechos, y en este campo, vemos que, a pesar de esfuerzos aislados, en varias ocasiones, las políticas mujeres terminan contribuyendo a afirmar o por lo menos a no cuestionar el modelo patriarcal que rige en nuestra sociedad.

Si salimos del campo de la política, y vemos otros espacios, como el del empleo, constatamos que las mujeres tienen no solo menores posibilidades de acceso a puestos de trabajo, sino, además, ingresos menores que sus pares varones, aunque realicen las mismas tareas. A ello se agrega la falta de facilidades para poder ejercer su doble rol de madres y trabajadoras, a pesar de que la ley les reconoce tales beneficios. Peor aún es  la situación de las mujeres del sector rural, donde, a pesar de ciertos avances, ellas siguen siendo ninguneadas por los poderes locales o aquellos vinculados al gran capital extractivo, como hemos visto en el caso de Máxima Acuña de Chaupe frente a Minera Yanacocha. Asimismo existe una deuda histórica con las mujeres que fueron víctimas de la política de esterilizaciones forzadas desarrollada durante el gobierno de Alberto Fujimori, así como las víctimas de violaciones sexuales durante el conflicto armado interno.

Otro campo donde vemos serios problemas es en el manejo que da la prensa a la situación de la mujer, que es presentada como causante de la violencia que los hombres ejercen sobre ella, o cuando su presencia en los diarios o noticieros –con contadas excepciones- está relacionada con hechos de la farándula quela frivolizan. En cambio, los varones son casi siempre presentados como los poseedores de la verdad y del saber.

Por todo lo mencionado, y porque consideramos que el camino por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres es todavía largo, en Noticias SER queremos saludar a todas las mujeres que luchan, de manera cotidiana, contra esa corriente que les niega el lugar que les corresponde. Pero, además, llamar la atención de un Estado y una sociedad que insiste en afirmar un modo de sociedad conservador y autoritario, donde el poder sigue residiendo en los hombres; un modelo patriarcal que quienes creemos en una auténtica democracia debemos combatir y rechazar todos los días.

Tomado de http://noticiasser.pe/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *