Construyendo democracia para la igualdad

Un aymara preside Bolivia. Estados Unidos tiene un presidente afroamericano. Y países como Argentina, Chile y Brasil son gobernados por mujeres. América cambia y hace historia. Colectivos hasta ayer olvidados, hoy se empoderan y reclaman una posición protagónica en los espacios de toma de decisiones públicas.

En la región también surgen líderes lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT) que deciden asumir un compromiso político activo visibilizando su identidad diversa. Ministros en Costa Rica y Ecuador, diputados en Argentina, Chile, Perú, Brasil, México o Colombia, y numerosos concejales en todo el continente trabajan como cargos electos o funcionarios públicos, sin esconder su orientación sexual y/o identidad de género.

Precisamente con el objetivo de reunir a líderes sociales y políticos LGBT, fomentar el debate y compartir experiencias, se celebró a principios de septiembre en Lima el I Encuentro de Liderazgos Políticos LGBT de América Latina y el Caribe, organizado por Promsex, Caribe Afirmativo y Victory Institute, con el apoyo de Unión Europea, Fundación Triángulo, HIVOS, USAID, NED, Astraea, Arcus y UPCH, entre otras instituciones. Este evento dio cita en la capital del Perú a más de 200 participantes que analizaron durante casi tres días los desafíos de la participación política de lesbianas, gais, bisexuales y trans.

Dicho encuentro esbozó los elementos que definen la participación política LGBT en la región actualmente. Los rasgos más importantes podrían resumirse en los siguientes:

  • La visibilidad de las personas LGBT en el ámbito político ha contribuido, en general, a la aprobación de políticas públicas en favor de la igualdad y la diversidad, políticas que reconozcan nuestros derechos fundamentales y persigan la discriminación y la violencia.
  • Los partidos progresistas han sido y son más inclusivos con las agendas y las y los activistas LGBT, especialmente desde las primeras décadas del siglo XXI. Ello queda reflejado en sus programas políticos y en sus candidaturas electorales.
  • En Sudamérica (Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Colombia…) se registran la mayor parte de líderes políticos abiertamente LGBT, mientras que las realidades de Centroamérica y el Caribe marcan la diferencia, con contextos de acentuada represión en casos como el de Honduras.
  • Los cargos de elección y representación popular y los cargos orgánicos dentro de los partidos políticos vienen siendo los espacios más fácilmente accesibles de participación política para las personas LGBT.
  • Lesbianas y gays logran mayor presencia en el ámbito legislativo o parlamentario (Congreso, Senado), mientras que las personas trans consiguen acceder a las instituciones representativas a partir del nivel local (ayuntamientos o municipalidades).
  • Continúa destacando la invisibilidad de las personas bisexuales en la escena política, una realidad histórica que todavía hoy sigue persistiendo.

Sin lugar a dudas, este encuentro histórico ha sentado las bases para consolidar un trabajo colectivo y coordinado, con el objetivo de impulsar la necesaria participación política de las personas LGBT. El diálogo entre el movimiento LGBT, los partidos políticos y las instituciones públicas sigue siendo imprescindible en América Latina y el Caribe como forma de fortalecer los sistemas democráticos. Porque la participación política efectiva en democracias inclusivas es hoy una garantía para la construcción de la ansiada igualdad real. Sigamos trabajando.

awesome comments!
Visto 2767 veces Modificado por última vez en Martes, 30 Septiembre 2014 15:13