Madre de Dios: El Estado de emergencia y la trata de personas

Madre de Dios ha sido declarada en estado de emergencia por el gobierno por 60 días, debido a la contaminación con mercurio causada por la minería ilegal. Siendo este un problema muy grave para la salud pública, en Madre de Dios se requiere a la brevedad posible un conjunto de medidas que atiendan de manera efectiva, no solo la disminución de esta contaminación, sino también que garantice la seguridad alimentaria y atienda los otros problemas derivados de la minería ilegal, como es la trata de personas con fines de explotación sexual en Madre de Dios.

En Madre de Dios existe minera ilegal, en especial en el sector de La Pampa, donde predomina la ausencia de control y regulación formal del Estado y la presencia de actividades delictivas asociadas a esta dinámica. Según información proporcionada por la Policía Nacional del Perú (PNP), solo durante el año 2013 se presentaron 71 casos de trata en dicho lugar, de los cuales el 65% estaría vinculado a explotación sexual; siendo que, del número de víctimas, el 91% eran mujeres, y en su mayoría niñas y adolescentes menores de 18 años de edad, mientras que la totalidad de víctimas varones eran menores de 18 años de edad . Asimismo, en el año 2014, se reportó 54 casos de trata, en su mayoría por explotación sexual (87%) y con víctimas, mayoritariamente, mujeres menores de 18 años.

En el último informe del Relator especial contra la tortura, trato cruel, inhumano y degradante de la ONU, se señala que las niñas víctimas de trata son sistemáticamente sometidas a aislamiento, abusos sexuales y graves tratos físicos, humillaciones y amenazas con fines de explotación sexual comercial, esclavitud doméstica, trabajo servil y forzoso, lo que constituye, inequívocamente, tortura y malos tratos de parte del Estado quien es considerado cómplice de esta situación cuando funcionarios públicos toleran activamente las operaciones de trata o el mismo Estado no ejerce la debida diligencia para proteger a las víctimas, castigar a los responsables y ofrecer medidas de reparación.

En ese sentido, preocupa que el estado de emergencia se produzca sin saber qué recursos han sido asegurados desde el Gobierno Central para paliar los posibles efectos que se deriven de ciertas actividades económicas vitales, como la alimentación, y que no se establezcan medidas específicas para atender la situación de vulnerabilidad de niñas y adolescentes que son víctimas de trata con fines de explotación sexual. En este sentido, invocamos al Gobierno Central y Gobierno Regional de Madre de Dios:

  1. Establecer un dialogo conjunto entre ambas instancias para que el estado de emergencia garantice los derechos fundamentales de la población;
  2. Dar a conocer las medidas y programar los recursos que atiendan, especialmente, en lo que respecta a la seguridad alimentaria;
  3. Involucrar en el dialogo a instituciones como la Defensoria del Pueblo;
  4. Establecer medidas para concretas proteger, apoyar y rehabilitar a las víctimas con el objetivo de garantizar el derecho a la salud y vida de las niñas y adolescentes sumergidas en este contexto de violencia.

Promsex – Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos
26 de mayo del 2016

Comunicaciones:
Liliana Huaraca
4478668 anexo 118

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *