Promsex presente en Foro de Juventudes de América Latina y el Caribe 2030

Durante los días 16 y 17 de abril, Aarón Puescas, practicante de Psicología en el área de Fortalecimiento de Capacidades de Promsex, participó como delegado juvenil en el Foro de Juventudes de América Latina y el Caribe 2030: “Construyendo un presente distinto”. Este evento se llevó a cabo en las instalaciones de la Comisión Económica de América Latina y el Caribe – CEPAL, ubicada en la ciudad de Santiago de Chile.

El foro reunió a jóvenes provenientes de distintos países y ciudades de la región, con el fin de recoger las contribuciones de sus pares que fueron emitidas durante un proceso preparatorio de dialogo juvenil regional. Además, permitió el encuentro con otras organizaciones juveniles feministas y por la diversidad, lo que facilitó un posicionamiento claro y contundente de las juventudes sobre la defensa de sus derechos sexuales y reproductivos, en un contexto tan convulsionado como América Latina y el Caribe.

Como resultado del trabajo en estos espacios de discusión, se elaboró la “Declaración Política del Foro Juventudes de América Latina y el Caribe 2030”, documento que fue presentado ante los representantes de los Estados integrantes de la CEPAL durante la III Sesión del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el desarrollo sostenible. Este material recoge enfáticamente el reclamo juvenil por el reconocimiento de sus derechos sexuales y reproductivos, así como el acceso equitativo a oportunidades de desarrollo integral, especialmente en niñas, niños y adolescentes expuestos a condiciones de vulnerabilidad, que vivan en situaciones de pobreza o extrema pobreza, y/o que sean parte de la diversidad sexual y de género.

Los delegados juveniles se agruparon para debatir acerca de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en observación para este año. Promsex participó en dos mesas de trabajo: La primera estuvo vinculada al ODS 10 (Reducción de las desigualdades), en la que se discutió sobre las desigualdades basadas en orientación sexual, identidad y expresión de género, así como el rol de la pobreza multidimensional en la vulneración de los derechos sexuales y reproductivos, especialmente en niños, niñas y adolescentes. La segunda mesa tenía como tema central el ODS 16 (Paz, justicia e instituciones sólidas) y en ella se planteó la necesidad de contar con instituciones gubernamentales claramente posicionadas en la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de los y las jóvenes.

En ambos escenarios, se puso en agenda el rol del enfoque de derechos sexuales y reproductivos como eje transversal en la comprensión de las juventudes latinoamericanas. Además, se promovió la discusión sobre las necesidades de las y los jóvenes en torno a políticas públicas e instituciones comprometidas con la igualdad de género, la diversidad sexual y la lucha contra la discriminación.

Lo que destapó el sexo anal

El año pasado alertamos sobre problemas en los materiales educativos. En este contexto se reafirma que todos deben ser revisados, claro que sí. Se debe cuidar tanto el enfoque metodológico, como el contenido e información que se brinda. Poner un enlace a una página web pública ¿puede llevar a que el/la adolescente acceda a otra información no deseada? sí, pero si ha recibido buena información y educación sexual los años anteriores, sabrá manejar esta situación.

La información en la famosa página web sobre sexo anal ¿es pornografía?, claro que no. Esos contenidos nos horrorizan, si pues, porque destapa que nunca se ha recibido educación sexual integral y ha primado una vivencia sexual desde el pecado y la violencia, por eso es bueno que estemos hablando de ello ahora.  Se pregunta si deberían los textos educativos de secundaria incluir contenidos sobre prácticas sexuales, entre ellas el sexo anal, claro que sí debería, con un enfoque pedagógico adecuado, para que sea posible educar en prácticas seguras, placenteras y sobre todo CONSENTIDAS.

Los grupos antiderechos perdieron hace poco una batalla contra la igualdad de género en las políticas educativas, y ahora arremeten contra la educación sexual, insistiendo en mentiras y desinformación. La educación sexual no promueve una práctica sexual determinada, brindar información no promueve nada en los y las adolescentes, pero sí permite que se hable sobre el autocuidado, sobre el consentimiento y sobre todo se rompen mitos, ya por bastantes miles de años hemos vivido en el oscurantismo de considerar la sexualidad como pecado, como algo nocivo en nuestras vidas y lo único que ha logrado eso es dolor, enfermedad y muerte.

Si pues, nos choca que nuestros y nuestras adolescentes lean sobre aspectos de la sexualidad, nos choca que se aborden estos temas, pero debemos ser conscientes que es porque hemos crecido pensando y sintiendo que es algo malo, que debe ocultarse, de lo que no se habla en casa, ni en la escuela, y se prefiere que esta información solo llegue por amigos, amigas o por revistas o videos porno, y por eso pues no aprendemos bien.

Sería muy importante que se les pida a los grupos antiderechos una clase modelo de ¿cómo se enseñaría la homosexualidad en las escuelas? que nos compartan ¿cuáles son los modelos pedagógicos, las estrategias de enseñanzas, los contenidos, los recursos pedagógicos? y más aún ¿Dónde podemos ubicar ello en las políticas educativas actuales?

Dicen los antiderechos que ellos defienden a los niños, ojalá lo demostraran más y mejor, pues podrían tener dentro de su agenda la muerte neonatal, o la desnutrición crónica o la anemia de miles de niñas y niños, y pedir explicaciones al Ministerio de Salud; pero parece que están obsesionados solo con la homosexualidad, y por supuesto, con el afán de sostener la discriminación contra un grupo de seres humanos, las personas LGTBI,  quienes para ellos no merecen ni siquiera nuestro respeto,  o vivir sin violencia, y a quienes constantemente deshumanizan, tratan de enfermos y los quieren fuera de nuestra sociedad.

Finalmente, mal camino si desde el MINEDU se cree que rodando cabezas como ofrendas a los antiderechos van a dejarles trabajar con tranquilidad, no debemos prestarnos a una “cacería de brujas” dentro de esta institución, que no pude claudicar en una educación sexual integral con enfoque de género, donde se hable con naturalidad y de manera comprehensiva de acuerdo a cada edad, sobre el sexo anal, entre muchísimas otras cosas.

Rossina Guerrero
Directora de Programas
#Promsex

Sistematización del ataque al Currículo Nacional de Educación Básica

El presente informe aborda la polémica alrededor de la supuesta y mediática “ideología de género” y, en específico, su relación con el Curriculo Nacional de Educación Básica. Además, realizamos un análisis de distintos ámbitos de acción que permiten apreciar cómo la campaña Con Mis Hijos No Te Metas interfiere en los avances políticos que apoyan la diversidad sexual y la igualdad de género en los movimientos sociales.

Violencia contra la mujer: un enfoque de género por resolver

El abuso contra la mujer es una epidemia nacional. La efeméride del 25 de noviembre sirve para seguir en la lucha.

El nuestro es un país donde los agresores desconocen cargo, condición o procedencia. Donde las cifras ya no indignan ni el sistema judicial sanciona (cuando y como debe). Un país donde las redes sociales evidencian lo peor de una sociedad machista y los videos no son pruebas determinantes. Aquí, una opinión respetable sobre la violencia contra la mujer y que debemos leer.

Jerónimo Centurión
​Documentalista “Género bajo ataque”

Un nuevo enfoque
Son una suerte de ejército. Obediente, ordenado, incapaz de cuestionar. Articulan sus mensajes, tipografía y colores de bandera. Se hacen llamar acá ‘Con mis Hijos no te Metas’ y lo forman las facciones más radicales de la Iglesia católica y las evangélicas del continente. Tienen presencia en más de una decena de países y su crecimiento, fanatismo y poder es inversamente proporcional a su argumentación. Les reclaman a los profesores de Latinoamérica que, por Dios, no se metan con sus hijos, que no les laven la cabeza con lo que ellos denominan ‘ideología de género’.

La realidad es que son muchos los maestros escolares que trabajan para educar a nuestros hijos en libertad y romper así con el machismo histórico que está detrás de todos los actos de violencia contra la mujer. A estos grupos les molestan los logros que viene alcanzando el feminismo en algunos sectores; les arde que las mujeres reclamen su derecho a decidir y son abiertamente homofóbicos. Si la razón predominara, ocuparían el lugar que siempre han tenido los fanáticos radicales. Pero, en tiempos de posverdad y crisis de partidos, estos conservadores fundamentalistas tienen cada vez más poder y un plan que vienen cumpliendo: en Brasil, por poner solo un ejemplo, lograron que la bancada evangélica elimine la palabra ‘género’ del plan nacional de educación.

Combatir la violencia contra la mujer no es un asunto meramente policial: requiere que entendamos que hay un enfoque de género que resolver y es eso, precisamente, lo que estos grupos temen.

Artículo tomado del Diario El Comercio

¿Cuáles son sus sueños?

En el Perú, 13 de cada 100 niñas y adolescentes se embarazan o son madres. En números absolutos se traduce a un millón y medio de mujeres entre 10 y 19 años, que constituyen el 10% de mujeres peruanas. Si ésta cifra le parece muy alta, imagínense lo que ocurre en las regiones de la selva y zonas rurales cuyos porcentajes superan el 100% de este volumen.

Más que repetir la data e insistir en como miles de adolescentes labran una ruta segura al fracaso, lo que deberíamos hacer es conocer lo que nos cuesta tanta negligencia. ¿Dónde estaríamos si al menos el 40% de mujeres que dejaron la escuela por esa causa, no se hubiesen encontrado en esta situación?

Hoy, muchas de ellas estarían pugnando por sus sueños, entre los que están el tener una formación técnica o superior, pues, aunque eso implique más gasto en educación, hubiera sido más rentable que mantener de manera sostenida al 33% del trabajo informal, que es lo que precisamente aportan las mujeres entre 15 y 24 años (OIT, 2015).

Para quienes piensen que son políticas o suscripción de documentos lo que nos faltan, sino su incumplimiento sistemático. Contamos con el Plan Multisectorial de la Reducción del Embarazo en Adolescentes (2011), el Plan Nacional de Acción por la Infancia y los sendos compromisos internacionales, que como país hemos firmado.

La pobreza y embarazo en adolescentes están muy imbricados, el análisis presentado en la Alerta N°1 de la Mesa de Concertación de Lucha Contra la Pobreza (2018), en el que se muestra el incremento del embarazo en adolescentes en un 55% entre el 2016 y 2017, en Lima Metropolitana impulsa a preguntarse ¿qué está impidiendo que políticas que parecen razonables y trabajadas en base a evidencias, no tengan resultados positivos?

El conservadurismo al gestionar una educación sexual integral no se alinea a la realidad de los y las adolescentes ni reconoce que la mayoría inicia su vida sexual alrededor de los 14 años. Además, hay proveedores que aún creen que dar consejería, orientar y brindar anticonceptivos a mayores de 14 años, es ilegal cuando es vital para su autocuidado.

Artículo tomado del Diario La República

Avances y retrocesos en DSR en América Latina y El Caribe

Lima, Perú fue sede de la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe (III CRPD), organizada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas, del 07 al 09 de agosto.

La reunión convocó a más de 250 personas de más de 100 redes, representantes de organizaciones internacionales de la sociedad civil y delegaciones oficiales de los 38 países de América Latina y el Caribe, para legitimar el Consenso de Montevideo en los planos nacional y regional para cumplir con la Agenda 2030.

El Consenso es uno de los acuerdos multilaterales más relevantes para América Latina y el Caribe. Desde su adopción en la 1era Reunión de la CRPD llevada a cabo en el 2013; evento que se celebra cada dos años, es un referente global en sus once ejes temáticos. Entre los que están: la salud y los derechos sexuales y reproductivos (DSR) como el aborto seguro, atención especializada a víctimas de violencia de género, educación sexual integral y otros.

En la reunión realizada en Lima presentaron los informes de los países miembro y desarrollaron paneles en los que la sociedad civil expuso “la necesidad de una firme decisión política para poner en marcha políticas en los once ejes temáticos con presupuestos suficientes y adecuados”.

Además, “se han profundizado las desigualdades étnico-raciales, culturales y generacionales que se suman a la desigualdad de género, agravando sus efectos y alejándonos del desarrollo sostenible”. También mostraron una plataforma virtual para la constatación regional del Consenso.

Sobre los DSR efectuar programas de salud humanizados y con enfoque de género para adolescentes, garantizar métodos anticonceptivos modernos y seguros, respetando la privacidad con el fin de que las personas en el rango de edad adolescente ejerzan una vida sexual responsable, placentera y saludable, evite los embarazos temprano y no deseados, la transmisión de VIH y otras infecciones de transmisión sexual, tomen decisiones libres, informadas y reproductiva, así como el desafío pendiente de despenalización del aborto social y normativo, son algunos pendientes en nuestro país.

Asimismo, se denunció enfáticamente la situación por la que atraviesa Nicaragua y Venezuela, los altos índices de feminicidios en Haití y Honduras, los evidentes retrocesos en los posicionamientos de Brasil en relación con los DSR, la prohibición del uso de perspectiva de género en Paraguay, la situación de Republica Dominicana en donde aún no se aprueba un Código Penal que despenalice el aborto por causales.

La demanda de Argentina por la despenalización del aborto, y el desafío del Perú de seguir trabajando en la lucha contra todo tipo de violencia hacia la mujer, la realidad de las poblaciones indígenas, afrodescendientes y de adultos mayores, así como otras fotografías que nos devela la agenda desatendida de los países de América Latina y el Caribe.

Cabe anotar que, en dicha reunión, el presidente del Perú, Martín Vizcarra, ratificó “la defensa de los derechos de la mujer y que ello estará acompañado por la entrega de presupuesto para el financiamiento de políticas públicas integrales de protección a la mujer”. Asimismo, señaló “hemos declarado de interés nacional y prioridad del estado la lucha frontal contra la violencia hacia las mujeres, habiendo constituido una comisión de Emergencia del más alto nivel, presidida por el presidente del Consejo de Ministros, representantes del Ministerio Público, Poder Judicial y representante de diversas instituciones de la sociedad civil”.

De igual forma, la viceministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Silvia Loli, precisó que “existe una tolerancia social respecto a la violencia contra la mujer y la forma más destacada es la violencia psicológica y señaló que en el periodo de enero a julio de 2018 se ha registrado un total de 82 casos de víctimas de feminicidio atendidos por los CEM de enero a julio de 2018”.

A pesar de que el Estado Peruano ha reafirmado su compromiso con las medidas del Consenso de Montevideo, sigue postergando la implementación de programas de educación sexual integral. En suma, representa un reto para los Estados de América Latina y el Caribe seguir trabajando en la implementación de los once ejes temáticos, así como establecer mecanismos nacionales de seguimiento de su cumplimento, con participación de las organizaciones de la sociedad civil.

Documentos de referencia:

  • Programa Preliminar de la IIICRPyD, ver AQUÍ
  • Declaración de Sociedad Civil III CRPyD que suscribió Promsex entre otras organizaciones de sociedad civil.
  • Proyecto de primer informe regional sobre la implementación del CPRD, ver AQUÍ
  • Proyecto de Resolución 3(III)
  • Informe de Perú, ver AQUÍ
  • Declaración del Presidente de la República Perú, ver AQUÍ

En paralelo se realizaron diversas actividades en torno a la IIICRPyD

  • Causa Abierta; iniciativa impulsada por la Articulación Feminista Mercosur (AFM), en la cual expuso casos emblemáticos sobre la vulneración grave de derechos y sus consecuencias sobre la salud de las mujeres y niñas, los desafíos en materia de política pública de los países Argentina, Guatemala, República Dominicana y Paraguay,
  • Presentación del Informe “Mira Que te Miro”; Informe del Monitoreo Social de los compromisos en derechos sexuales y reproductivos del Consenso de Montevideo.

Enlace: https://miraquetemiro.org/

PROMSEX
Centro de Promoción y Defensa de los
Derechos Sexuales y Reproductivos
Lima – Perú

Durmiendo con el enemigo, a propósito de la pobreza en el Perú

Por: Susana Chávez

Esta frase se ajusta muy bien a lo que el presidente Vizcarra ha definido como inaceptable y me refiero al hecho que el país ha incrementado el número de pobres, después de varios años de mantener la reducción progresiva de la pobreza monetaria.

Mas allá de las críticas a la medición y a la importancia del porcentaje reducido, nadie puede ignorar que el embarazo no deseado en adolescentes (la mayoría lo son) hace tiempo ha dejado de ser indicador de salud, para ser un indicador de desigualdad. En los últimos 40 años, es el único que no se ha reducido a pesar de las estrategias y tecnologías disponibles.

Quienes hasta hace poco se mostraban satisfechos con los datos macroeconómicos y vanagloriaban el “milagro peruano”, pasaron por alto indicadores claves para la mejora de la calidad de vida de los peruanos y peruanas. Datos que hubiesen aportado cambios estructurales a favor de la inclusión. De haberlo hecho, nuestras cifras de éxito ya no serían tan endebles y hoy hubiéramos podido tener mejores condiciones, incluso para afrontar una crisis.

No necesitamos mayores evidencias para demostrar cuánto empobrece un embarazo adolescente a una familia que ya es pobre. Ni para demostrar que este evento tiene un impacto transgeneracional, pues una madre adolescente tiene el doble de posibilidades de salir embarazada por segunda vez en menos de dos años (en comparación de una mujer adulta), tendrá menos nivel educativo y, en consecuencia, menos posibilidades de acceder a un trabajo remunerado, por lo que engrosará las filas de la informalidad. Bajo estas condiciones, no es difícil imaginar la vida de sus hijos: pobre cuidado infantil, enfermedades diarreicas y respiratorias, anemia, bajo rendimiento escolar y podríamos seguir hasta llegar a su adolescencia y repetir el ciclo.

¿Y qué ocurre en el Estado? Tenemos autoridades temerosas de hablar sobre sexualidad, género, educación sexual o métodos anticonceptivos. Están atrapados/as en su cucufatería y en sus concepciones morales, niegan las evidencias y lo que es peor, presionados por jerarcas de la iglesia y activistas religiosos, promueven disposiciones y leyes atentatorias contra los poquitos derechos sexuales y reproductivos que hemos logrado.

Cada gobierno ha ido dejando una marca indeleble de retraso: Perversión de la planificación familiar para intereses distintos al de las mujeres; criminalización de las relaciones sexuales entre los 14 y 18 años, apartando a este grupo etario de los establecimientos de salud y del acceso a métodos anticonceptivos; negativa del aborto terapéutico, lo que permite que niñas de 10, 11, 12, 14 años, víctimas de violación, se conviertan en madres.

Hoy la pobreza nos alarma y con mucha razón. Sin embargo, lo que también tiene que alarmarnos es que grupos extremistas religiosos, que vociferan la existencia de una “ideología de género”, exigen la erradicación de la educación sexual en las escuelas y quieren negarles a nuestros adolescentes su derecho a una adecuada orientación y el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva.

Es una lástima que en el Perú nadie se haga responsable de sus malas decisiones ni de los impactos que provoca la implementación de una mala política pública. Esa es la parte de la historia que los decisores no verán y apenas se enterarán. Como siempre, las únicas que pagarán el costo son las mujeres pobres de nuestro país, y eso es algo que debe doler, porque es un panorama que sí pudimos cambiar.

Artículo escrito para otramirada.pe, por Susana Chávez, directora de Promsex.

Las rutas hacia la esperanza en la agenda de las mujeres y poblaciones vulnerables

Es urgente incrementar el presupuesto a los programas de prevención de la violencia de género que equivale al 1.8% del fondo público, pues es una deuda pendiente con el 50% de la población peruana que somos las mujeres.

Hablar de una agenda del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) para el periodo de gobierno que queda no resulta sencillo. Más aún cuando la ministra Ana María Mendieta es una persona a quien aprecio y que conoce bastante bien a su sector. Por lo tanto, más que sugerencias, quiero incidir en preocupaciones que -estoy segura- son plenamente compartidas con la ministra y por cuya resolución yo también apuesto.

Incrementar el presupuesto del MIMP

Aunque hay quienes piensan que el presupuesto es intocable, deben admitir que asignar 1.8% de este fondo público a programas críticos para mujeres es una vergüenza. Tal como lo señala el informe “Iguales” (Oxfam 2017), ni siquiera en la mejor época económica (2003-2013) se ha hecho mucho por asegurar que las mujeres tengan realmente una igualdad de oportunidades. Aumentar el presupuesto sería, sin duda, una medida histórica a favor del 50% de la población, cuyo impacto tendrá un efecto favorable en el 100%.

Sistemas locales articulados y enfocados en la prevención de la violencia

Entre los principales logros del MIMP figuran: haber hecho que la violencia hacia la mujer sea reconocida como un problema social y el institucionalizar servicios claves como los Centros de Emergencia Mujer (CEM). Después de algunas décadas, los CEM (aún con limitaciones y problemas) han generado un nuevo grupo de personas especializadas en atender la violencia de género. Sin embargo, esto no es suficiente para erradicar las terribles cifras de violencia que, por razones de espacio, no puedo citar aquí.

Pero sí me gustaría señalar la importancia de las Redes de Atención Corresponsables (RAC). Pues los sistemas que integren lo institucional y lo comunitario para controlar la vulnerabilidad y los riesgos de la violencia de manera conjunta es vital para las mujeres. Hace falta un sistema que cuente con la participación de la comunidad organizada y donde el Estado se haga presente con servicios inmediatos y de atención a la ciudadanía.

Bajo este concepto, las autoridades municipales a cargo de barrios y comunidades podrían desarrollar planes serios y reales junto a las escuelas, establecimientos de salud, comisarías, rondas vecinales, organizaciones de mujeres, juntas de padres de familia, de jóvenes y diferentes conjuntos de personas interesadas y de manera articulada, en la erradicación de la violencia de género. Necesitamos que la violencia se prevenga para que los CEM se encarguen de los casos extraordinarios que no fueron prevenidos. En este periodo podríamos impulsar este esfuerzo, dado a que ya contamos con el marco legal para hacerlo.

Datos y evidencias para combatir la desigualdad

El Perú no ha sido ajeno al desarrollo de sus estadísticas, por lo que hay que felicitar al INEI. Duante los últimos años disponemos de cifras que han desnudado a la desigualdad salarial y el mayor tiempo de trabajo que nos toca invertir por ser mujeres.

Estas cifras demuestran los costos que tiene el ser mujer en el Perú y desmienten a aquellas mujeres que ingenuamente consideran que su éxito no les costó mucho. Además, son de utilidad para enfrentar a los despistados que siguen pensando que las mujeres no progresamos porque solo queremos ser madres.

Atención integral a niñas que quedan embarazadas tras una violación

Cada año en el Perú, al menos 2.000 niñas menores de 14 años son obligadas a una maternidad forzada y altamente riesgosa para su salud. Dentro de la esfera de protección a las niñas y niños en condiciones de vulnerabilidad, no se nos puede escapar esta vergonzosa cifra. La continuidad impuesta de un embarazo a una víctima de violación no solo es una gran crueldad y tortura para la niña afectada. Es también el rostro de un Estado negligente y que viola sus propias leyes.

El aborto terapéutico debe ser una opción en estos casos y son las propias víctimas las que deberían elegir si quieren continuar con el embarazo originado por un mal padre, padrastro, abuelo o tío, pues en casi todos los casos los violadores triplican la edad de sus víctimas. Si bien el Ministerio de Salud (Minsa) es el ente responsable de la salud de estas niñas, el MIMP es el garante de su protección y recuperación emocional.

Protección a las víctimas de trata

En el Perú es bastante conocido que el 70% de las víctimas de trata son mujeres, adolescentes e incluso niñas. Que las víctimas están en la más baja escala social que nos podamos imaginar y lo peor es que miles son invisibles e ignoradas. Al parecer, nadie fija su atención respecto a que muchas permanecen en casas esclavizadas como “ayudantes domésticas”, con promesas de alimentación y estudios que con algo de suerte se cumplen.

Están en lo más ínfimo de la informalidad, aspiran aire contaminado y se encuentran bajo llave o en los vergonzosos “prostibares”. Son tan invisibles que gran parte de la política está destinada a perseguir el delito, pero casi nada se ha hecho para protegerlas, para que hallen justicia y mucho menos para resarcirlas, ya que una vez rescatadas de las mafias de trata inician un nuevo vía crucis en los CEM.

Urge trabajar por espacios que realmente les devuelvan la dignidad. Se necesita desarrollar estrategias para labrar su propio escape y restituirles la vida arrebatada, pues necesitamos demostrarles que el sistema también funciona para ellas y que no las excluye.

Agenda Consenso de Montevideo

Finalmente, y no es menos importante, el Perú tiene una responsabilidad que lo enaltece: será la sede de la Conferencia Regional de Población y Desarrollo. En estas negociaciones la viceministra de Poblaciones Vulnerables, diplomática de carrera, Ana Angélica Peña ha tenido un rol importante.

En esta conferencia, los Estados de la región latinoamericana aprobarán el plan de acción del Consenso de Montevideo, uno de los documentos más completos en términos de población y derechos sexuales y reproductivos, en concordancia con los Objetivos del Desarrollo Sustentable (ODS) que abren esperanzas hacia un desarrollo humano sostenido para todos y todas.

Seguramente para muchos, esta lista es corta y para mí también lo es. Por ello, no perdamos de perspectiva pues estamos en un momento de ordenar las fichas. Nada de lo propuesto es ajeno al sector. Hay avances que deberían continuar pero que se encuentran dispersos. Ahora, es el tiempo de dejar las bases sentadas y en eso, creo, hay acuerdos que existen gracias al esfuerzo de muchos y que no debemos desperdiciar.

Artículo tomado del portal lamula.pe

Examen Periodo Universal (EPU) 2017

El Estado peruano fue evaluado en el marco del tercer ciclo del Examen Periodo Universal (EPU), cuya 28º sesión se realizó del 06 al 17 de noviembre de 2017. En ese contexto, el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos – PROMSEX, el Centro IDEAS – Piura y la Comunidad Homosexual Esperanza Región Loreto – CHERL presentaron un informe relevante sobre los derechos humanos en el Perú en 6 aspectos de interés relativos a las recomendaciones realizadas en el 2do ciclo de evaluación. Los puntos analizados fueron: la situación las personas LGTB, la situación de defensoras y defensores de derechos sexuales y reproductivos, la garantía del derecho a la salud sexual y reproductiva especialmente en niñas y adolescentes, la trata de personas con fines de explotación sexual, la garantía del derecho a la educación en el marco de la igualdad y no discriminación y la garantía de los derechos sexuales y reproductivos en contextos de desastres naturales.

La doble protección

En una breve encuesta que hice a un grupo de amigas y amigos sobre lo que entendían por doble protección, pude darme cuenta que era un concepto aún bastante ajeno a su vida sexual y que cada quien lo definía cómo mejor le sonaba. La mayoría me dijo que la doble protección era usar dos o más métodos anticonceptivos a la vez, por ejemplo, usar las píldoras y un inyectable juntos. Pues nada más lejano a su real definición.

La doble protección significa que siempre se use el condón en todas las relaciones sexuales. ¿Qué es lo que implica realmente? Protegerse al mismo tiempo de dos situaciones de riesgo; los embarazos no deseados y las infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH-SIDA.

Hice esta encuesta porque hoy en día, sea que tengamos una relación casual o una con nuestra pareja estable, llámese pareja, novio, esposo o conviviente, el uso del condón debería ser incorporado en todas ellas, y para que esto ocurra una tarea imprescindible es avanzar en romper mitos y prejuicios sobre este método que salva vidas.

Mucho se ha dicho en contra del condón, “que disminuye el placer”, “que te corta la inspiración” y hasta se ha brindado información errónea sobre su efectividad, sin embargo, especialmente para las mujeres,  la seguridad de no estar en riesgo mejora muchísimo más la posibilidad de disfrutar de manera placentera el acto sexual.

En general, el placer sexual se potencia si ambas personas sólo centran sus energías en disfrutar del momento sin temores, y para ello les puede servir el incluir el uso del condón como método de doble protección, lo bueno, es que hoy cada vez más hombres están descubriendo lo beneficioso que esto resulta.

A manera de información, también existe el condón femenino, sería sumamente importante que se amplíen las posibilidades de elección y que de ese modo las mujeres también puedan tener más control en cuanto a su incorporación al acto sexual, aún más, hay últimas versiones con dispositivos especiales para incrementar el placer en los hombres con la incorporación de una espuma en el saco interior y un revestimiento especial en el anillo exterior para la estimulación del clítoris.

Lo cierto es que los seres humanos debemos tener la más amplia gama de opciones anticonceptivas, recibir buena información y en base a ello decidir, y ojala que pronto todos y todas tengamos a la mano un condón que nos apoye a vivir a plenitud el acto sexual.

Artículo escrito por Rossina Guerrero, directora de incidencia política de Promsex, para el diario La República (publicado el 25.06.2010)