Poder Judicial y Ministerio Público perpetúan injusticia contra ciudadana trans

C O M U N I C A D O

Yefri Peña Tuanama, por el solo hecho de ser una mujer trans, fue torturada por personas desconocidas en octubre de 2007. Los policías José Marcial Ybias Altamirano y Henry Alberto Gamboa Huamán, quienes observaron la agresión, se negaron a ayudarla.

Casi 12 años después, el Ministerio Público acusó a los policías por lesiones graves, un delito menor, y el Poder Judicial ayer condenó a los efectivos por este delito, a 4 años de prisión suspendida y al pago de una reparación civil que no alcanza para reparar los daños causados a la salud física y mental de Yefri.

Esto solo confirma que nuestro Estado no protege a las personas trans en el Perú y que, además, materialmente deja en impunidad a quienes han cometido graves crímenes contra las personas TLGBIQ.

Desde noviembre de 2018, cuando se cerraron las puertas para encontrar justicia frente a la tortura y el intento de asesinato contra Yefri, decidimos acudir a tribunales internacionales. Ayer, lunes 22 de julio de 2019 se ha incorporado una contundente prueba más para reforzar nuestra posición y exigir que el Estado peruano responda, por ser el responsable no solo de la tortura y el intento de asesinato, sino también de la impunidad en este caso. Ya en el año 2018, el Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas lamentó que el Estado no haya enviado información sobre este caso.

Seguimos trabajando para que Yefri, como defensora de derechos humanos, acceda a la justicia y para que el Estado peruano proteja de manera efectiva a las personas TLGBIQ y no permita ningún acto de violencia más contra ellas.

Lima, 23 de julio de 2019


Coordinadora Nacional de Derechos Humanos – CNDDHH
Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos – Promsex

Comunicaciones Promsex
Prensa 4478668 anexo 118