Avances y retrocesos en DSR en América Latina y El Caribe

Lima, Perú fue sede de la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe (III CRPD), organizada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas, del 07 al 09 de agosto.

La reunión convocó a más de 250 personas de más de 100 redes, representantes de organizaciones internacionales de la sociedad civil y delegaciones oficiales de los 38 países de América Latina y el Caribe, para legitimar el Consenso de Montevideo en los planos nacional y regional para cumplir con la Agenda 2030.

El Consenso es uno de los acuerdos multilaterales más relevantes para América Latina y el Caribe. Desde su adopción en la 1era Reunión de la CRPD llevada a cabo en el 2013; evento que se celebra cada dos años, es un referente global en sus once ejes temáticos. Entre los que están: la salud y los derechos sexuales y reproductivos (DSR) como el aborto seguro, atención especializada a víctimas de violencia de género, educación sexual integral y otros.

En la reunión realizada en Lima presentaron los informes de los países miembro y desarrollaron paneles en los que la sociedad civil expuso “la necesidad de una firme decisión política para poner en marcha políticas en los once ejes temáticos con presupuestos suficientes y adecuados”.

Además, “se han profundizado las desigualdades étnico-raciales, culturales y generacionales que se suman a la desigualdad de género, agravando sus efectos y alejándonos del desarrollo sostenible”. También mostraron una plataforma virtual para la constatación regional del Consenso.

Sobre los DSR efectuar programas de salud humanizados y con enfoque de género para adolescentes, garantizar métodos anticonceptivos modernos y seguros, respetando la privacidad con el fin de que las personas en el rango de edad adolescente ejerzan una vida sexual responsable, placentera y saludable, evite los embarazos temprano y no deseados, la transmisión de VIH y otras infecciones de transmisión sexual, tomen decisiones libres, informadas y reproductiva, así como el desafío pendiente de despenalización del aborto social y normativo, son algunos pendientes en nuestro país.

Asimismo, se denunció enfáticamente la situación por la que atraviesa Nicaragua y Venezuela, los altos índices de feminicidios en Haití y Honduras, los evidentes retrocesos en los posicionamientos de Brasil en relación con los DSR, la prohibición del uso de perspectiva de género en Paraguay, la situación de Republica Dominicana en donde aún no se aprueba un Código Penal que despenalice el aborto por causales.

La demanda de Argentina por la despenalización del aborto, y el desafío del Perú de seguir trabajando en la lucha contra todo tipo de violencia hacia la mujer, la realidad de las poblaciones indígenas, afrodescendientes y de adultos mayores, así como otras fotografías que nos devela la agenda desatendida de los países de América Latina y el Caribe.

Cabe anotar que, en dicha reunión, el presidente del Perú, Martín Vizcarra, ratificó “la defensa de los derechos de la mujer y que ello estará acompañado por la entrega de presupuesto para el financiamiento de políticas públicas integrales de protección a la mujer”. Asimismo, señaló “hemos declarado de interés nacional y prioridad del estado la lucha frontal contra la violencia hacia las mujeres, habiendo constituido una comisión de Emergencia del más alto nivel, presidida por el presidente del Consejo de Ministros, representantes del Ministerio Público, Poder Judicial y representante de diversas instituciones de la sociedad civil”.

De igual forma, la viceministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Silvia Loli, precisó que “existe una tolerancia social respecto a la violencia contra la mujer y la forma más destacada es la violencia psicológica y señaló que en el periodo de enero a julio de 2018 se ha registrado un total de 82 casos de víctimas de feminicidio atendidos por los CEM de enero a julio de 2018”.

A pesar de que el Estado Peruano ha reafirmado su compromiso con las medidas del Consenso de Montevideo, sigue postergando la implementación de programas de educación sexual integral. En suma, representa un reto para los Estados de América Latina y el Caribe seguir trabajando en la implementación de los once ejes temáticos, así como establecer mecanismos nacionales de seguimiento de su cumplimento, con participación de las organizaciones de la sociedad civil.

Documentos de referencia:

  • Programa Preliminar de la IIICRPyD, ver AQUÍ
  • Declaración de Sociedad Civil III CRPyD que suscribió Promsex entre otras organizaciones de sociedad civil.
  • Proyecto de primer informe regional sobre la implementación del CPRD, ver AQUÍ
  • Proyecto de Resolución 3(III)
  • Informe de Perú, ver AQUÍ
  • Declaración del Presidente de la República Perú, ver AQUÍ

En paralelo se realizaron diversas actividades en torno a la IIICRPyD

  • Causa Abierta; iniciativa impulsada por la Articulación Feminista Mercosur (AFM), en la cual expuso casos emblemáticos sobre la vulneración grave de derechos y sus consecuencias sobre la salud de las mujeres y niñas, los desafíos en materia de política pública de los países Argentina, Guatemala, República Dominicana y Paraguay,
  • Presentación del Informe “Mira Que te Miro”; Informe del Monitoreo Social de los compromisos en derechos sexuales y reproductivos del Consenso de Montevideo.

Enlace: https://miraquetemiro.org/

PROMSEX
Centro de Promoción y Defensa de los
Derechos Sexuales y Reproductivos
Lima – Perú

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] entrada Avances y retrocesos en DSR en América Latina y El Caribe aparece primero en […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *